domingo, 12 de junio de 2016

Nuevas reseñas bibliográficas

Recientemente (o por lo menos este año) han aparecido nuevas obras de interés para la flora guadarrameña.

La primera es un nuevo tomo de Flora Iberica, el IX, que salió a principios de año (aunque oficialmente fue a fines de 2015). Uno más de esta monumental obra sobre la flora íbero-balear, que nos acerca a su finalización: ya solo quedan dos de los tres tomos de las compuestas y el volumen dedicado a las gramíneas, también de tres tomos. Describe en este tomo todas las especies de las familias Rhamnaceae, Vitaceae, Sapindaceae, Hippocastanaceae, Aceraceae, Anacardiaceae, Simaroubaceae, Cneoraceae, Coriariaceae, Rutaceae, Meliaceae, Zygophyllaceae, Juglandaceae, Linaceae, Geraniaceae, Oxalidaceae, Tropaeolaceae, Balsaminaceae y Polygalaceae. Destacar para la flora guadarrámica las familias de Geraniáceas, Rhamnáceas (con propuesta muy analítica para Rhamnus, obliga a revisar todas las observaciones previas de Rh. lycioides por ejemplo) o Lináceas.



Una segunda obra, ésta si recién salida, es la "Guía de campo del Sistema Central" de Modesto Luceño, Pablo Vargas y Bernardo García, actualización de la anterior y clásica "Guía botánica del Sistema Central español". Además de enriquecer todos los apartados de la versión anterior y actualizar la taxonomía, incluso incorporando las actualizaciones más recientes de los estudios genéticos (lo que esta cambiando la propia taxonomía incluida en Flora Iberica), ha incluido comentarios sobre fauna, hongos y plantas no vasculares, añadiendo múltiples fotografías de todos estos grupos y de las propias plantas vasculares, aunque las claves siguen siendo exhaustivamente sólo para la flora vascular que crece por encima de 1700 m. En estas claves es de notar que las especies recogidas han pasado de 570 especies a 678, fruto del mejor conocimiento y de la mayor amplitud geográfica. Tal incremento en el contenido ha llevado a que el número de páginas suba hasta 933, con lo que lo de "guía de campo" queda para esforzados excursionistas. La obra aumenta el interés de la anterior, aunque igual hubiera sido mejor bajar la cota que incorporar otros grupos para los que existen otras guías completas, salvo para musgos y hepáticas, donde las abundantes fotografías de especies de esta cordillera la convierten en un buen complemento de las guías generalistas de estos grupos. Hay que señalar que el contenido o las apreciaciones de abundancia están claramente sesgadas al sector occidental, particularmente el sector gredense, mejor conocido por los autores (también han ampliado el rango de la obra hasta la Serra da Estrella). Así, sobre el sector guadarrámico y oriental hay algunas carencias: falta toda referencia a los afloramientos calizos y su flora característica presente en este sector y también faltan algunas actualizaciones florísticas, seguramente por no recoger anthos.es muchas referencias de las publicadas en la revista Ecología o por ser algunas muy recientes. Sin embargo también reseña una interesante especie para el macizo de Peñalara, como es Erigeron alpinus, desconocida aquí hasta ahora.



La tercera obra a la que me voy a referir es la guía que se anuncia en uno de los laterales de este blog, "La guía de los árboles de la Sierra de Guadarrama", coordinada por Emilio Blanco, Felipe Castilla y Juan Antonio Durán, a los que se añaden como coautores Rubén Bernal y yo mismo, Jorge Baonza. No es una guía de identificación (carece de claves y las descripciones no siempre son diagnósticas, las especies aparecen ordenadas por importancia más o menos cuantitativa), algo irregular en el contenido, pero a pesar de su pequeño formato (un auténtico libro de bolsillo) es la recopilación más completa de especies arbóreas que se pueden encontrar en esta sierra, incluidas las alóctonas. Aspecto este último de interés pues tal circunstancia no siempre es obvia, especialmente en esta sierra con incorporaciones desde antiguo y de lo que es un ejemplo la propia discrepancia sobre el carácter del olmo blanco (y otras especies) mantenida en este libro frente a este blog. En esta misma editorial (La Librería) también han sacado una guía de plantas de esta sierra, pero su alcance es muy limitado, 100 especies, menor que el número de especies arbóreas señaladas en la guía de árboles. Con tal exigüedad, son preferibles guías para otros ámbitos ibéricos, incluso las traducciones de guías "europeas". Mi preferida por todo lo que cuenta sobre historia natural y ecología de las propias plantas es la ya antigua de Alastair Fitter (1987) "Flores silvestres de España y Europa", que aunque muy pobre en especies mediterráneas y particularmente en endemismos ibéricos (ninguno), recoge muchas más especies guadarrámicas. Para un conocimiento de como aparecen las plantas, las comunidades de las que forman parte, una obra divulgativa actual es la guía de Javier Grijalbo "Vegetación y flora de Madrid", aunque obviamente no trata la vertiente castellano-leonesa de estas sierras.


11 comentarios:

  1. 1520 gramos de libro para ser exactos (sacado de la web de oryx)
    creo que haré el esfuerzo físico y monetario de ir a comprarlo
    el de los árboles ya está en camino...

    aunque no va aquí, he repasado la consulta sobre el PRUG y poco más se puede decir. Esperemos que tenga un impacto positivo y real, no como el del PRCAM, y se haga algo, por ejemplo, con los pinares de la Pedri

    un saludo
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la nueva guía del Sistema Central merece la pena, aunque igual es más libro de gabinete que de campo, lo que queda claro con tu apunte.
      Gracias Pablo por el comentario

      Eliminar
  2. Jorge, viendo como estaba tu antigua guía del sistema central (comentada hasta en los cantos), creo que se necesitaba actualización, jejeje. El problema es que no ha salido "de campo" pero las claves siguen siendo bastante esclarecedoras. A mi me ha gustado bastante, aunque obviamente no creo que me acompañe por estos riscos y montañas por su volumen y peso.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ciertamente necesitaba actualización "mi" guía de campo, pero de momento va a seguir saliendo, aunque cada vez menos: cada vez están más borrosas las notas. Si fuera mañoso igual sería una opción descuarinjar la actual y sacar las claves en un tomo aparte. ¡para quie sepa encuadernar o no le salga muy caro!
      Un abrazo

      Eliminar
  3. ya tengo la guía de árboles en mi poder. Lo primero felicitaros a todos por un trabajo tan necesario como riguroso. La edición, para mi gusto, es encantadora, tan pequeñita...he encargado varios para regalar.
    Al hilo del argumento de que los catálogos regionales son escasos y no están actualizados este libro me ha sorprendido por la cantidad de citas de la Pedriza, que tanto he visitado durante años, que se me han pasado por alto. Creo que es la especialidad de Rubén, al que por cierto me gustaría conocer.
    Por poner una pega, se echan de menos los pies de las fotografías y los criterios de rareza, frecuencia y abundancia son un poco ambiguos.
    De nuevo felicidades, a ver si coincidimos un día de estos y me lo dedicas.
    un saludo
    pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado y tienes razón en las pegas. A ver si se corrige en futuras (?) ediciones. Ciertamente Rubén es el que más ha pateado la Pedriza y muchas otras zonas. Si organizamos alguna quedada te aviso.
      Salud!

      Eliminar
  4. Gracias por tus interesantes consejos, Jorge; quería hacerte una pregunta, a ver si me puedes ayudar... Cuando dices: "actualizar la taxonomía, incluso incorporando las actualizaciones más recientes de los estudios genéticos (lo que esta cambiando la propia taxonomía incluida en Flora Iberica)"... ¿a qué taxones te refieres? O dicho de otra manera: en qué debería priorizar la clave de este libro frente a la de Flora Ibérica? No sé si es una pregunta difícil o larga de contestar... Muchas gracias por tu siempre interesantísimo blog
    Miguel del Corro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En principio los cambios que introduce esta guía respecto de Flora Iberica, derivados de los más recientes estudios moleculares -ten en cuenta que el primer tomo es de 1986 e incluso en los más recientes no siempre se tienen en cuenta estos-, se refieren más al encuadre en géneros y familias, con lo que con una y otra clave llegarías a la misma especie, aunque con distintos sinónimos. A veces también se refiere a la validez de las subespecies. Ya sabes que de todas formas cualquier clasificación o nueva propuesta es de los autores de la misma (no es algo de consenso) por lo que pueded haber tantas propuestas como autores. Flora Iberica lo que principalmente te garantiza es que los autores por lo menos han revisado todo el material (pliegos) presente en los herbarios de referencia, lo que es importante garantía.

      Eliminar
  5. Pues habrá que verlo despacio. Siempre hay taxones que te dejan un poco descolocado cuando sigues Flora Ibérica, y para los que a veces no sabes a qué atenerte... Desde luego esto no es estático. Quizás te pregunte por tu opinión sobre alguno.
    Gracias y un saludo
    Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado si puedo ayudarte, y así de paso voy viendo pronto tus hallazgos!

      Eliminar

Páginas vistas en total